Cerrar las aplicaciones de tu iPhone consume más batería que mantenerlas abiertas

Una de las características más resaltantes de la actualidad en el mercado móvil, sin duda, es la batería. Un componente que significa alta relevancia a la hora de elegir un smartphone.

Y como ya conocemos, los dispositivos móviles de Apple no se han caracterizado por llevar la delantera en este apartado, si no todo lo contrario. Por ello, la empresa ya proclamó que brindarán mayor soporte a sus usuarios en cuanto a este tema.

De forma habitual, los usuarios de iPhone se han acostumbrado a cerrar todas las aplicaciones abiertas en su dispositivo. Claro, impulsados por querer ahorrar un poco de energía. Pero esta situación fue esclarecida por un estudio.

Resulta que cuando abres cualquier aplicación, la cargarás inmediatamente a la memoria RAM del dipositivo, el componente que procesa todos los programas abiertos en tiempo real. Y una vez que la cierras, obviamente también desaparecerá de ahí.

Este juego de ‘carga y stop‘ significa más esfuerzo para tu iPhone, más que simplemente dejar abiertas las aplicaciones. En los smartphone iOS modernos, cerrar aplicaciones es una solución automática cuando otro proceso requiera de más memoria RAM.

En realidad, las apps abiertas en iOS se congelan inmediatamente al abrir otras. No se quedan funcionando en segundo plano. Ya que la multitarea de Apple funciona precisamente para evitar eso. Por ello, se recomienda no cerrar las aplicaciones que constatemente usas. Redes sociales, mensajería, videojuegos; cualquiera que sabes que no tardarás 5 minutos en abrir de nuevo.

DaTEC: Existen algunas aplicaciones que sí funcionan en segundo plano. Tales como: el GPS, el reproductor de música, Localizador, Grabación de Audio o Llamadas de Voz. Todas y cada una se mostrarán en la barra superior del smartphone.

Vía Hipertextual

Facebooktwitteryoutube