Estudio de efectos especiales demanda a Disney por “piratear” su tecnología de captura facial

Un tremendo lío se ha armado en Hollywood entre Disney y la empresa de tecnología para efectos visuales Rearden. Al parecer, los efectos especiales de películas como La Bella y La Bestia, Avengers: Age of Ultron y Guardians of the Galaxy habrían sido trabajados con un software de esta empresa sin contar con los permisos necesarios ni pagar derechos, por lo que Rearden está demandando a Disney para bloquear la venta y distribución de estos filmes.

El caso va así: Readen es el creador de varias herramientas de captura facial usadas en películas como “El extraño caso de Benjamin Button“, “Gravity” y “Deadpool“. Una herramienta en especial, el sistema MOVA Contour, que le valió a Rearden un “Oscar técnico” (Premio Científico y de Ingeniería de la Academia de Hollywood), es una de las más utilizadas por Digital Domain 3.0, el renombrado estudio de efectos especiales fundado por el director de “Avatar“, James Cameron y el desaparecido genio de los efectos especiales, Stan Winston (Terminator, Depredador, Jurassic Park, Aliens), y que hoy se encarga de la mayoría de efectos especiales en las películas de Disney y otras asociadas a Marvel Studios.




Y aquí es donde comienzan los problemas. Al parecer, el supervisor de captura facial de la película Deadpool, Greg LaSalle, habría “pirateado” el software MOVA Contour y se lo habría vendido a una empresa china asociada a Digial Domain 3.0 por la suma de 25,000 dólares. Sospechosamente Disney, que se encontraba en conversaciones para comprar la tecnología de Rearden, interrumpió la negociaciones y continuó trabajando con Digital Domain como si nada.

El juicio tiene para rato, pues la empresa china asociada a Digital Domain al parecer tendría pruebas de haber obtenido legalmente la tecnología de Rearden y está acusando a sus directores de haberse arrepentido del trato y querer recuperar su dinero con esperanzas de cobrar un monto mayor.

Como dijimos, es un tremendo lío al estilo Hollywood.

Vía Engadget

Facebooktwitteryoutube