Los robots “naturales” de Festo

Desde inicios de los noventa Festo se dedica de forma intensiva a la biónica. En 2006 fundó el Bionic Learning Network, una asociación que promueve proyectos y prototipos, cuyos principios técnicos básicos se derivan de los más diversos principios de la naturaleza…con gran realismo y éxito.

Fue la estrella de sus presentaciones en el 2011. El SmartBird es un potente modelo de vuelo ultraligero con excelentes cualidades aerodinámicas y agilidad extrema. Esta tecnología biónica, que se inspira en la gaviota argéntea, puede despegar, volar y aterrizar de forma autónoma, sin impulsión adicional.

Festo SmartBird

Sus alas se mueven de arriba abajo y giran en ángulos específicos gracias a una unidad articulada de torsión que, junto con un complejo sistema de control, alcanza un grado de eficiencia sin precedentes en la operación de vuelo. Apostando por la eficiencia en uso de energía y de materiales ligeros, Festo consiguió por primera realizar una adaptación técnica eficientemente energética del modelo natural.

Aprendiendo de la naturaleza, con la Bionic Learning Network, Festo colabora con universidades, institutos de investigación y empresas dedicadas al desarrollo de nuevas tecnologías aportando a los principios de la naturaleza nuevas ideas para las aplicaciones técnicas y la práctica industrial.

Movimientos versátiles y sujeción precisa: el Asistente Biónico para Manipulación parece ser un simple brazo flexible que se asemeja a una trompa de un elefante, tanto por su funcionamiento como por su estructura, pero su utilidad es mayor, pues sirve de plataforma para el desarrollo de nuevas soluciones.

Festo Bionic Handling Assistant

Compuesto de tres elementos básicos: uno para ejecutar movimientos indistintos, un eje y una pinza con dedos de adaptación automática, los once grados de libertad de movimientos permiten que el sistema realice acciones a lo largo de recorridos definidos libremente con el fin de ejecutar tareas específicas apropiadas para usos industriales.

ExoHand es un exoesqueleto que se usa como un guante. Con él es posible detectar los movimientos de la mano para transmitirlos a las manos de robots. Su meta es aumentar la fuerza y rendimiento de la mano humana, ampliar el campo de acción del operario y conseguir que personas de avanzada edad sigan trabajando.

Festo Exohand

Ocho actuadores neumáticos de doble efecto mueven los dedos. Para su ejecución se usan algoritmos de regulación en una unidad de control que define la orientación de cada una de las falanges, y diversos sensores detectan las fuerzas, los ángulos y las posiciones de los dedos. Su uso abarca desde el montaje, la manipulación a distancia en zonas de trabajo peligrosas, hasta la terapia médica como prótesis de la mano.

Su último proyecto es el BionicOpter, que imita técnicamente el sofisticado vuelo de las libélulas. Emulando las alas de este insecto, con un movimiento independiente de hasta 20 veces por segundo, este objeto volador ultraligero ejecuta maniobras, se mantiene en el aire sin moverse y planea sin agitar las alas.

Con materiales ligeros e integración de funciones, Festo logró imitar técnicamente el sofisticado vuelo de la libélula con BionicOpter.

Utilizando varios servomotores sincronizados mediante una aplicación, eleva el vuelo vía un Smartphone. Pesa solo 175 gramos, gracias al empleo de fibra de carbono, poliéster y aluminio en las alas, además de plástico ABS para el cuerpo. Un avance que abre las puertas a nuevos tipos de robot voladores para usos de seguridad.

BionicOpter Festo

Con estos proyectos nacidos de la naturaleza, Festo transmite importantes ideas al desarrollo y optimización de las tecnologías híbridas de accionamiento, gracias al uso mínimo de materiales y la construcción extremadamente ligera, que allana el camino para la eficiencia en el consumo de recursos y energía. Un ejemplo a seguir…

Facebooktwitteryoutube