Nuevas regulaciones de Google dejarán sin información a páginas web de ofertas de tarifas aéreas

Google anunció hoy -mediante un comunicado dirigido a desarrolladores de aplicaciones- que cerrará el acceso a su plataforma QPX Express, una interface que alimenta de información tarifaria de las principales aerolíneas del mundo. Esto afectará directamente a páginas web como Expedia, Priceline y Orbitz que utilizan este motor de búsqueda para encontrar las mejores tarifas para viajes aéreos y por lo cual ganan una comisión luego de cada venta.

La búsqueda de tarifas bajas para viajes aéreos es un negocio multimillonario en el cual ahora Google parece estar muy interesado. En 2011, Google abrió su servicio Flights que utilizaba el poder de su buscador para encontrar tarifas a los mejores precios. Y en agosto de este año implementaron la opción Flights Insights, que ofrecía alternativas explicando de forma mucho más clara y transparente cómo el pasajero podía ahorrarse dinero si optaba por cambiar de aeropuerto o de fecha de viaje.

google vuelos

Estos diferenciadores pusieron a Google y a Flights Insights en una clara ventaja contra las webs de aerolíneas que buscan maximizar sus ganancias a costa de los cambios de fecha a último minuto o los vuelos sin escalas. La compra de ITA Software -la empresa que controla la gran mayoría de búsquedas de viajes aéreos- por parte de Google habría cementado aun más la posición de la empresa de Mountain View, pero también activó las alarmas del gobierno de los Estados Unidos -en ese entonces bajo la administración de Barack Obama- por un posible caso de monopolio y competencia desleal.

El cierre de QPX Express está planeado para el 11 de abril de 2018. Servicios y aerolíneas que se apoyan en esta interface incluyen a Bing Travel, Cape Air, CheapTickets, Kayak.com, Orbitz, Alitalia, American Airlines, ANA, United Airlines, US Airways y Virgin Atlantic. Aunque esto no significaría el cierre de las empresas agregadoras de tarifas, sí hará que su labor se vuelva más complicada y por ende, costosa.

Vía The Verge

Facebooktwitteryoutube